Boletín de Prensa

A un año de su vigencia, las Leyes sobre derechos de la niñez en México continúan pendientes de aplicación

La Red por los Derechos de la Infancia en México, adicionalmente propugnará por una reforma que fortalezca las leyes de protección de los derechos de la niñez para que se apliquen

 

México, 26 de abril de 2001. Poco parece haber cambiado la vida de millones de niñas, niños y adolescentes mexicanos en el año que llevan de vigencia las leyes que garantizarían sus derechos: la reforma al artículo 4º Constitucional en materia de derechos de la infancia (aprobada en diciembre de 1999), la Ley para la Protección de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes (aprobada en abril de 2000) e incluso - en el ámbito del DF, la Ley de los Derechos de las Niñas y Niños del DF (aprobada también en diciembre de 1999).

Parte del problema tiene que ver con que estas leyes son prácticamente desconocidas, incluso por legisladores de los Congresos tanto estatales como del ámbito federal. La difusión dada a estas leyes ha sido prácticamente nula y los servidores públicos relacionados de una u otra forma con la niñez tienen muy poca referencia de su existencia o de sus implicaciones y tampoco han sido capacitados para aplicarlas eficientemente.

Todo ello es resultado de que dichas leyes fueron aprobadas a pesar de tener serias deficiencias, como lo eran la carencia de mecanismos que obligaran tanto su difusión como el diseño de acciones apropiadas para mejorar verdaderamente la calidad de vida de la infancia mexicana.

Pareciera que las leyes se aprobaron bajo la lógica que caracterizó al sistema político mexicano durante décadas: los cambios de apariencia que no comprometen reformas de fondo.

La posibilidad de aplicación de la ley pronto se perdió en el debate electoral y quedó relegado el análisis de sus implicaciones. Como la ley no generó mecanismos apropiados para concretar acciones específicas, son ahora las mismas instancias gubernamentales (como el DIF) las que tienen cierta responsabilidad para desarrollar políticas públicas para dar cumplimiento a la ley, pero no se han emprendido las reformas administrativas para que lo hagan de manera eficiente y parece claro que estas viejas estructuras no son las más apropiadas para la promoción de los Derechos de la Niñez.

La realidad hace pensar que estas leyes se han sumado a una gran cantidad de compromisos y declaraciones hechas en los últimos 10 años sobre la infancia y que no sólo están lejos de cumplirse, sino que los rezagos se han pronunciado en forma preocupante.

Los problemas en México comienzan desde la gestación del niño o niña. De acuerdo al informe elaborado por el gobierno federal en el marco de los 10 años de la Cumbre Mundial a favor de la Infancia, para el año 2000, 46 mujeres murieron por cada cien mil nacidos vivos por causas relacionadas con el embarazo, parto y puerperio, además 42, 000 niños y niñas mueren antes de cumplir su primer año de vida por enfermedades que son fáciles de prevenir y curar, no obstante en el documento se reconoce que se registran menos muertes de las que ocurren. El mismo informe muestra que prevalecen niveles graves de desnutrición lo que especialistas aseguran se concentra principalmente en la zonas rurales y en particular en las indígenas.

Por otro lado una vez nacidos, niñas y niños sufren la falta de servicios básicos como agua (en las áreas rurales, por ejemplo, sólo el 32% tiene acceso a este servicio) o drenaje (el 27% de la población total no cuenta con este servicio). El informe citado señala que la tasa de analfabetismo es del 10% de la población. Por otro lado, el 25% de los alumnos inscritos no llegan a quinto año de primaria aunque para el caso de los hogares de extrema pobreza en áreas rurales casi un 40% de las niñas no estudian y sólo un 60% de niñas y niños indígenas que asisten a la escuela la concluyen oportunamente. Además son numerosos los señalamientos sobre la baja calidad de educación.

Niñas, niños y adolescentes mexicanos viven expuestos a una gran cantidad de peligros y amenazas contra su vida: para el DIF Nacional existen 19 mil niños explotados sexualmente; 140 mil niños, niñas y adolescentes viven y trabajan en las calles de 100 ciudades de la República; 36 mil niños han sido deportados en la frontera norte en un año. Otras fuentes indican que casi el 17% de niñas y niños mexicanos trabajan y de éstos un millón lo hacen como jornaleros agrícolas.

La pobreza es el factor que más interviene en las condiciones en que sobreviven niñas, niños y adolescentes en México. El Informe Regional de las Américas (UNICEF, 2000) señala que México fue uno de los dos países que durante la década de vigencia de la Convención de los Derechos de la Infancia experimentaron descensos en el ingreso per cápita y un aumento del 9% en el porcentaje de hogares viviendo bajo la línea de la pobreza. Además se enfatiza que México es uno de los países de la región en donde el 40% de la población vive por debajo del umbral de la pobreza de 2 dólares al día.

Mientras en 1999 el servicio de deuda externa representó el 16.1% del PIB el gasto social total registrado durante el 2000 fue de 10.7% según cifras del informe del Gobierno Mexicano de octubre de 2000 y no del 20% como es compromiso de la Cumbre Mundial de Desarrollo.

En contraste con ello, tanto la reforma al artículo 4º Constitucional en materia de derechos de la infancia (aprobada en diciembre de 1999), como la Ley para la Protección de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, omiten aquellos derechos y enunciados que comprometerían el gasto público a favor de la niñez. Además dejan fuera instancias que podrían dar seguimiento al cumplimiento de los derechos establecidos en la mismas, como podrían ser una Procuraduría o bien un Consejo conformado tanto por instancias de gobierno como de la sociedad civil para articular acciones y definir políticas a favor de la niñez.

De esta forma, aún cuando el cambio de gobierno federal en México, ocurrido recientemente, abre la posibilidad de romper con la dinámica que ha provocado que millones de niñas, niños y adolescentes mexicanos queden excluidos de las posibilidades del desarrollo, el marco legal vigente sigue siendo insuficiente para impulsar y orientar la nueva administración y emprender políticas acordes con las enormes necesidades de esta población.

Por el contrario, las nuevas leyes no han motivado a gobiernos o legisladores a promover iniciativas en los congresos estatales para legislar a favor de la protección de los Derechos de la Niñez y armonizar otras leyes a los principios derivados de este nuevo marco legal.

Así, omisiones cometidas, por ejemplo, en la reforma al 4º Constitucional como el hecho de no señalar la edad hasta la que se considera a un ser humano como niño, han dejado abiertas las puertas a que ocurran acciones que significan un retroceso en materia de derechos de la infancia como son las iniciativas para reducir la edad penal bajo el falso supuesto de que de esa forma se reducirán los índices de delincuencia. Un ejemplo reciente de ello es el Estado de Tlaxcala en donde el 13 de marzo pasado se aprobó una iniciativa que baja la edad penal a los 16 años de edad.

Con todo y los rezagos prevalecientes hasta la fecha los gobiernos tienen ahora en sus manos dos retos: comenzar a instrumentar acciones específicas que den cumplimiento a las leyes ya aprobadas (como la de crear un Plan Nacional de Acción a favor de la Infancia), por un lado, y promover una iniciativa que fortalezca el marco legal actual para que sea posible la ejecución de medidas de mayor profundidad, por otro.

Esta tarea implica además dar una amplia difusión a los derechos de la niñez contemplados desde hace 11 años en la Convención de los Derechos del Niño de la ONU, de los instrumentos legales que se han derivado de este acuerdo. Además de capacitar a los funcionarios públicos para que cuenten con instrumentos para generar acciones acordes a este marco.

Hasta el momento el nuevo gobierno no se ha manifestado respecto de la legislación en materia de infancia, por lo que la Red por los Derechos de la Infancia en México hace un llamado a fin de que incluya esta tarea como un tema prioritario dentro de su agenda.

La Red por los Derechos de la Infancia en México es una coalición formada el pasado mes de marzo inicialmente por 32 organizaciones de la sociedad civil mexicana que desarrollan programas a favor de la niñez más desprotegida de México; algunas de las organizaciones que forman parte de la Red a su vez agrupan a otras más que trabajan en torno a ámbitos específicos. Varias de las organizaciones que la conforman desde hace cinco años han trabajado en el impulso de iniciativas de ley para proteger los derechos de toda la niñez en México.

La Red por los Derechos de la Infancia en México ampliará sus actividades para sensibilizar a diputados locales y federales a fin de que fortalezcan el marco legal para una protección adecuada de los derechos de la infancia en México.

La Red busca además la promoción de los derechos de la niñez a través de programas de participación infantil, comunicación, fortalecimiento de las organizaciones y de incidencia en las decisiones que afectan la calidad de vida de la infancia mexicana.

Representantes de la Red por los Derechos de la Infancia en México se encuentran participando en las reuniones que se realizan en la sede de las Naciones Unidas de Nueva York en donde se elabora una agenda de políticas públicas sobre derechos de la infancia a nivel mundial, misma que será suscrita por los gobiernos del sistema de la ONU en septiembre de este año.

Las organizaciones miembro de la Red por los Derechos de la Infancia en México son:

Acción, Salud y Cultura

APAC

Ayuda y Solidaridad para las niñas de la calle

Caracol

Casa Daya

Casa Hogar de la Santísima Trinidad

Casa Hogar Paz

CEAPAC

Centro de educación infantil para el pueblo

CIDES

CONANIMAC

Dibujando un Mañana

EDIAC

Ednica

Educación Comunitaria Telpochcalli A.C.

Fundación para la Protección de la Niñez

Instituto Pro – Infancia

Makarenko

MAMA A.C.

NACE

Nijive

Nuevo Amanecer

Programa de Apoyo a los Grupos de la Esquina PAGE

Patronato Francisco Méndez

Programa Niños de la Calle

Proyecto Niños Don Bosco

Reintegra

Renacimiento

UCIEP

Una semilla para el futuro

Villas Asistenciales Santa María

Visión Mundial de México

 

Derechos Infancia México es un proyecto de la Red por los Derechos de la Infancia en México.| Contacto | Organizaciones . México, actualización enero 2003.